Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y (ODS)

COVID 19, RSC y ODS

El informe “Responsabilidad compartida, solidaridad global: una respuesta a los impactos socioeconómicos de la COVID-19” de Naciones Unidas, enfatiza la necesidad de colaboración de todos los actores para poner fin a la pandemia y abordar sus consecuencias.

El sector empresarial es absolutamente clave, y lo está demostrando desarrollando más de 10 acciones diarias de Responsabilidad Corporativa, con un impacto directo en 4 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

ODS 3 de Salud y bienestar

El 61% de estas iniciativas contribuyen al ODS 3 de Salud y bienestar. Esta cifra es muy satisfactoria teniendo en cuenta que el citado informe menciona la necesidad de reforzar la resiliencia de los sistemas de salud para frenar la expansión del virus.

Más de la mitad de las acciones que contribuyen a este objetivo son donaciones.  Las empresas han canalizado más de 200 millones de euros, cientos de equipos de material sanitario y productos y servicios propios. Además, han desplegado entre sus redes de contacto campañas de Crowfunding.

Destacan también los esfuerzos de la industria por reconvertirse y fabricar material sanitario o usar sus redes logísticas y operativas, para su importación y transporte. Otras iniciativas identificadas son los servicios médicos on line gratuitos, o los seguros de salud por contagio de coronavirus, adquiridos por algunas empresas para sus empleados o donados por las aseguradoras al personal sanitario.

El informe de Naciones Unidas también hace referencia a la necesidad de tomar medidas para asegurar la supervivencia de las empresas, en especial de pymes y autónomos. En España también estamos trabajando en esta dirección y el 32% de las iniciativas de Responsabilidad Corporativa desarrolladas durante el primer mes de crisis, contribuyen al ODS 8 TRABAJO Y CRECIMIENTO ECONÓMICO.

El impacto económico de la crisis es evidente, y el sector financiero ha reaccionado con líneas de crédito y flexibilidades de pago específicas para empresas, autónomos y familias. Empresas como las energéticas se suman a estas medidas aplazando el cobro de las facturas.

Surgen además iniciativas líderes de empresas que se comprometen con el mantenimiento del 100% de la plantilla, pese al cese de operaciones, reducción del plazo de pago a proveedores, incluso pago por adelantado de servicios que se contratarán después de la crisis.

Además, empresas de servicios a terceros, ofrecen asesoría gratuita a autónomos y PYMES, o cursos para mejorar la empleabilidad.

El resto de iniciativas están enfocadas en mitigar los impactos sociales del COVID-19, aportando a los ODS 2 Hambre Cero y ODS 4  Educación de Calidad.

Un 5% de las acciones contribuyen al ODS 2 Hambre Cero, con el liderazgo del sector alimentario, a través de donaciones de comida para colectivos vulnerables. Empresas de agricultura, supermercados y restaurantes participan de esta iniciativa, así como empresas del sector transporte que donan sus servicios para el traslado de alimentos.

Por último, con un aporte minoritario pero muy significativo, el 2% de las acciones desarrolladas contribuyen al ODS 4 Educación de Calidad.

Las Telecos se han hecho eco del reto educativo que implica el confinamiento y la educación on line, cuando en España existe brecha digital. La donación de gigas y la oferta de contenidos educativos en sus plataformas facilitan el acceso a muchas familias.  Además, empresas especializadas en la producción de material educativo abren sus contenidos on line y el sector financiero ofrece becas para estudiar desde casa.

Las empresas españolas están focalizando de forma muy positiva sus acciones y gestionando las oportunidades derivadas del simple hecho de existir.

Ahora mismo la prioridad es sanitaria y económica, pero Naciones Unidas vaticina en su informe que, al finalizar la crisis, será necesario fortalecer la educación y apoyar a los colectivos más vulnerables, trabajando en ODS como el 1 Fin de la pobreza4 Educación de calidad5 Igualdad de Género o 10 Reducción de las desigualdades.

Por lo tanto, las necesidades que surjan, en el mediano y largo plazo, definirán los próximos ODS sobre los que deberemos trabajar para seguir avanzando hacia el mundo que habíamos definido.

Fuente: Diario Responsable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba